El No. 6 mundial ha regresado con fuerza en los mayores torneos del calendario. Conquistado su primer título ATP Masters 1000 de los últimos tres años, un gran mensaje de autoridad en la zona alta del vestuario, Alexander ha vuelto a aprovechar las condiciones de la capital española para colocar su nombre en la historia

En un partido de máxima presión, Berrettini demostró haber desarrollado su tenis más allá de una potencia evidente. El jugador italiano, dotado con un enorme servicio y una arrolladora derecha, también sabe acariciar la pelota con un mimo exquisito. Su revés cortado y sus precisas dejadas, un tormento para romper el ritmo de los partidos, le volvieron a convertir en un rival imposible de predecir.

Tras seis juegos dominados al primer saque, con medias superiores a los 210km/h a ambos lados de la red, el romano se encontró con una enorme oportunidad. Berrettini colocó el 3-3 15/40 y acudió a aprovechar el trance. Un manotazo del italiano provocó el error al otro lado de la cinta, donde Zverev conectó un errático revés perdido por el fondo de la pista.

En el momento más improbable, sin embargo, el alemán encontró el oxígeno. Con pelotas nuevas, la herida recién abierta y un Berrettini desatado, conectando servicios que llegaron a tocar los 235km/h. Poco pareció importarle todo eso al germano, que suturó la brecha de inmediato para colocar el 4-4 en el marcador. Aunque Zverev mantuvo un juego de contención en la primera manga (seis golpes ganadores por los 17 de su rival) la fórmula le permitió competir hasta el final.

El desempate no pudo ser más agónico. Berrettini levantó una ventaja de 5-0 y hasta dos pelotas de set (6-4), una de ellas con su servicio, antes de encontrarse cara a cara con el peligro. Zverev llegó a reponerse hasta disponer de una pelota de set con 6-7, demostrando que sabe sobrevivir al borde del precipicio.

En un parcial de igualdad máxima, sin embargo, el alemán pestañeó en el momento de mayor tensión. Zverev decidió utilizar la sangre fría en el momento más caliente. Con 8-8 en el marcador, el alemán lanzó un segundo servicio a 228km/h que no encontró el cuadro de saque. La doble falta entregó algo imperdonable ante un jugador del calibre de Berrettini: una segunda oportunidad. El italiano cerró el parcial al servicio y se lanzó a soñar en la Caja Mágica.

El camino hacia lo desconocido puso a prueba a Berrettini. La segunda manga le colocó ante un pulso de resistencia, mirando a los ojos de un antiguo campeón. La amenaza fue constante con un Zverev en pleno crecimiento. El alemán, que no afrontó una pelota de rotura en todo el segundo parcial, fue un tormento desde el resto. Con un servicio y volea Berrettini salvó su saque con 3-3 en el marcador, pero no pudo resistir en el siguiente turno. Tras ir a remolque desde el inicio, Zverev tenía una final igualada en sus manos.

Zverev terminó resolviendo un título muy disputado en Madrid. Berrettini tuvo en su mano una oportunidad de oro con 2-1 en el tercer parcial. La frialdad de Zverev apareció en el momento justo. El germano levantó la única pelota de quiebre afrontada en las últimas dos mangas con una derecha invertida. Tras salvar el escollo, Alexander respondería atrapando el siguiente turno de servicio de Berrettini y lanzándose hacia la victoria final.

«El estilo de juego [de Matteo] lo demostró todo», dijo Zverev. “No jugué con nadie esta semana que pueda servir 235 [km / h] en tierra batida, meter saques de 230 km/h. Definitivamente fue un partido diferente y estoy extremadamente feliz en este momento «.

El jugador de Hamburgo firma su cuarta corona ATP Masters 1000. Su triunfo en la Caja Mágica se suma a las victorias conseguidas en el Internazionali BNL d’Italia 2017, en la Coupe Rogers 2017 y en el Mutua Madrid Open 2018. «Es genial [ganar este título], especialmente después de perder las últimas tres finales que jugué en los eventos Masters 1000», dijo Zverev en su entrevista posterior al partido. «Esto es definitivamente especial y solo quiero disfrutarlo».

¿Sabías Que…?
Alexander Zverev es el quinto jugador en activo con al menos cuatro títulos ATP Masters 1000 en modalidad individual. El jugador alemán extiende su colección en la categoría dorada del ATP Tour, simplemente por detrás de Andy Murray (14), Roger Federer (28), Rafael Nadal (35) y Novak Djokovic (36)